La fuerza que está teniendo el sector bancario norteamericano viene por la presentación de las pruebas de esfuerzo a los que han sometido 30 bancos en donde 29 tienen suficiente capital para poder aguantar una recesión más profunda y a la vez seguir pagando dividendos. Los 30 consiguen superar la prueba de un escenario en donde subidas de tipos, por lo que la confianza ha aumentado muchísimo.