Comenzamos la sesión con nuevamente descensos en los mercados europeos a la espera del día de Europa, o lo que es lo mismo, la reunión del Eurogrupo en donde debería aparecer un acuerdo de los acreedores sobre Grecia.

La impresión general es que hoy es el último día de toda esta historia, o se soluciona, o se rompe, pero lo cierto es que hay una nueva oportunidad un poco más adelante, ya que la pelota pasaría a los jefes de Estado de la Unión, aunque se cree que si a este nivel se es incapaz de alcanzar un acuerdo, a nivel de jefes de Estado, tampoco se haga.
 
Mientras esperamos, la Reserva Federal ayer no dio demasiados sustos, porque no subieron los tipos de interés, algo que era ampliamente esperado, pero sí es cierto que se vio menos agresividad a la hora de subir los tipos de interés, no sólo en fecha, sino en la trayectoria que seguirá ese ciclo de subidas en los próximos meses.
 
Siguen pensando que 2015, o lo que queda de año, es un momento bueno para subir los tipos de interés, pero advierten de que una vez subidos, seguirán estando muy bajos durante años. Es más, incluso en días anteriores, o semanas anteriores, se llegó a aceptar la posibilidad de tener que rebajarlos otra vez después de subirlos.
 
Con respecto a todo lo que se dijo en el día de ayer, ellos quieren poner el acento o no tanto en la fecha de la primera subida, sino la trayectoria de esa subida de tipos de interés, algo que muestra menos agresividad, porque si ellos esperaban a finales de 2016 que los tipos alcanzasen el 2,5%, ahora sólo esperan que para esa fecha alcancen el 1,75%. Es una muestra clarísima de que la economía no está funcionando como ellos quisieran.
 
Como consecuencia, el dólar se debilitó en casi todos los cruces y los tipos de interés de la deuda norteamericana descendieron. Esto genera el efecto contrario en Europa, ya que el euro vuelve a ganar fuerza y ahora mismo está subiendo 0,24%, acercándose a la resistencia del 1,14, y con un aumento del precio del euro, se presiona también al alza las rentabilidades del mercado secundario de deuda.
 
Tras todo lo visto ayer, el mercado sigue pensando que va haber una subida de tipos en septiembre, pero esa trayectoria es muy poco agresiva y de muy poca altura, por lo que se acepta como una no agresividad contra el mercado, que esperaba cosas bastante más potentes. Sin embargo, algunos activos que sí necesitan de los tipos de interés para moverse, no están pensando septiembre, sino que incluso se meten en las expectativas de subidas en el año que viene.
 
En resumidas cuentas, la economía no se está comportando como se esperaba, es mucho más débil tras un invierno bastante difícil y ese crecimiento negativo del primer trimestre, ha hecho que la Reserva Federal tenga muy poca agresividad a la hora de subir los tipos de interés, pero no tanto en cuanto a la fecha de la subida, sino la trayectoria, altura y pendiente de toda esa subida de tipos que ha sido bajada considerablemente, por lo que no es algo realmente malo para el mercado. Lo que si que es negativo para el mercado es pensar que la economía no funciona como debería.
 
Ayer los mercados tuvieron que digerir todo lo que se dijo y eso se ve claramente en la vela japonesa que dejamos en gráficos de días en los principales índices de Estados Unidos, ya que se parecen muchísimo a Dojis o Dojis piernas largas, velas de duda.
 
Europa no presentó dudas ayer, ya que en el nocturno dejamos velas de venta precisamente porque lo que dijo la Reserva Federal era favorable para el euro, así que todas las exportadoras tienen problemas ahora con el súper sector de automoción y recambios como el peor con -1,15%.
 
Las marcas alemanas, parece que están preparando una oferta conjunta para hacerse con el sistema de mapas de Nokia, para incorporarlos a sus sistemas de navegación, algo que podría reducir los costes en el largo plazo, pero supone un dispendio en el corto plazo.
 
Las petroleras también descienden -0,97%, aunque el crudo tiene factor divisa a su favor.
 
Las mejores ahora mismo son las de recursos básicos con un aumento de 0,13% y es el único súper sector que está en positivo.