Recuerden que esta medida fue adoptada tras la crisis financiera para intentar evitar que los Estados tuviesen que meter dinero público en los bancos con problemas, así que se tomó la medida de que fuesen los acreedores y los depositantes de dinero los que tuviesen que crear el rescate a partir de su dinero.
 
El punto más problemático fue cuando algunos países aplicaron esto, como Italia o Eslovenia y tuvieron que entrar en varios bancos del país y para eso se llevaron por delante los ahorros de muchas personas, así que esos ahorradores denunciaron la medida.
 
La Corte Suprema ha dicho que la medida de hacer que los acreedores y los inversores tengan pérdidas en el caso de que un banco esté en problemas es sólida y legal, pero advierten que dichas pérdidas pueden no ser necesariamente automáticas antes de que un Estado intervenga públicamente en un banco en problemas.
 
Esto ha sido un mazazo importante para el sector italiano ya que el país sigue dando vueltas a un rescate de algún tipo pero esa medida va en contra del mercado y puede hacer mucho daño a muchísimas personas, por lo que todo el sector ha tenido problemas.
 
En definitiva, ha quedado claro que el veredicto final ha confirmado específicamente que se haya podido introducir un principio de socialización de las pérdidas entre los actores del mercado antes de poder aprobar una ayuda a ese banco.
 
Por lo tanto, los bancos italianos se lo han tomado muy mal porque aleja la solución del rescate público pero tampoco favorece que el dinero entre en los bancos por el peligro de que queden atrapados en ese rescate.