Lo pueden ver en el gráfico adjunto de Bloomberg. A nivel consumidor, una vez pasado el susto inicial, parece que es algo que sin ser bueno, no se le hace demasiado caso.