Más dovish de lo que se esperaba.

Dice que se están dando las condiciones de financiación necesarias para que la inflación vaya al objetivo.

Draghi dice que la economía de la eurozona va mejor de lo que se esperaba, pero que se sigue necesitando mucha ayuda monetaria.

La mejora económica aún no se ha trasladado a la inflación.

Draghi dice que la inflación subyacente está bastante baja aún, y que si sube lo hará de forma lenta. No cree que haya grandes movimientos en la inflación en los próximos meses

Draghi remata la faena con esto: El BCE está preparado para bajar más aún los tipos de interés si empeoran las circunstancias. No ha habido discrepancias en los cambios en el comunicado

No ha endurecido ni un ápice su postura como algunos temían. Ha dejado claro que todo puede seguir igual durante mucho tiempo, que la economía mejora, pero que la inflación está lejos de consolidarse al alza, y ha dado la sorpresa diciendo que podría bajar más los tipos de interés si las cosas se ponen feas. Por tanto ni la más remota señal de tapering con un BCE que se ha esforzado en ser dovish. Ninguna fuente de preocupación por tanto ni para bolsas ni para bonos por este lado.