Ayer el Gobernador del BOJ ofreció una imagen agridulce del escenario: algo más negativo a corto plazo para la economía japonesa a corto plazo, pero una moderación temporal; la inflación más moderada de lo esperado inicialmente, pero aun alcanzando el nivel objetivo a finales del próximo año fiscal.



Con estas hipótesis, Kuroda mantuvo su política monetaria sin cambios. Pero advirtió que esta decisión se apoya en una esperada mejora del consumo a nivel interno y de la recuperación económica, especialmente la china, a nivel internacional.



Mis economistas han revisado a la baja la previsión de PIB del Q2 ahora con un descenso (en cifra anualizada) del 1.7 % frente a la previsión inicial de aumento del 0.5 %. Para el conjunto del año, considerando el periodo fiscal, ahora esperamos que la economía crezca un 1.1 % frente al 1.6 % esperado antes. Para el próximo año fiscal nuestra previsión se mantiene sin cambios en un aumento del 1.9 % (0.6 % y 1.8 % respectivamente considerando años naturales).



El BOJ revisó a la baja su previsión de crecimiento para el año en 0.3 puntos hasta un 1.7 %. Es una revisión menor, considerando que mis economistas esperaban un dato más cercano al 1.0 %. De hecho, la clave para el BOJ está en el comportamiento del Q3 donde espera una fuerte recuperación de la economía. Nosotros también, aunque en nuestro caso no mayor que el 1.6 % en cifra anualizada. ¿Es más optimista el BOJ?.

Por lo que respecta a las expectativas de inflación, también las rebajó ayer a la baja en un decimal hasta niveles de 0.7 %. Como ven en el cuadro anterior, nosotros esperamos una cifra menor de 0.4 (y del 1.6 % para 2016).



Sí, por el momento nos seguimos inclinando porque el BOJ aumente la compra de deuda en la parte final de año. Pero esto dependerá de los datos…..¿de qué les suena esto?.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España