ISM de servicios de febrero queda en 56,9, ligeramente mejor de lo esperado que era 56,5 desde el 56,7 de enero.

El índice de actividad de negocios está en 59,4, peor de lo esperado que era 61 desde el 61,5 anterior.

El índice de precios pagados sube a 49,7 desde el 45,5 anterior.

El índice de nuevos pedidos baja a 56,7 desde el 59,5 anterior, esto no es bueno porque es el más bajo desde marzo de 2014.

El índice de empleo aumenta a 56,4 desde el 51,6 anterior.

Aunque el titular puede ser bueno, el índice de nuevos pedidos es a futuro, así que un descenso no es bueno para el medio plazo, aunque se rebaja pensando que sigue estando en expansión y también es compensado por la subida del empleo.

Por lo tanto, es un dato ligeramente positivo para el mercado, ligeramente negativo para los bonos y ligeramente positivo para el dólar.