SP&500 sube el ráting del país a A- desde BBB+, por lo que la deuda se ve más segura y baja los tipos a niveles nunca vistos, bajando 5 puntos básicos a 2,4%.