Ya han visto los serios problemas que tiene el precio del crudo para poder seguir subiendo. Si miran el gráfico adjunto, verán que cuando llegamos a la zona de los 42 $, empezaron a aparecer muestras de interés vendedor en la sobrecompra, lo que nos contagió de cierta debilidad a la espera de lo que pudiera pasar con esa reunión este mes sobre la congelación de la producción a los niveles de enero de este año. Sin embargo, el viernes hubo algo más que palabras ya que Irán dijo que no iba de ninguna manera a congelar su producción porque acababa de salir de las sanciones internacionales y tenía que volver a la normalidad, una manera buena para poder volver a poner su crudo en el mercado y ganar la cuota de mercado perdida. Esto hizo que cayésemos por debajo de los 36,7 $ y en este momento volvemos otra vez a tener descensos superiores al 1,2%. La situación del RSI, como se puede observar en el gráfico, avisó de esa debilidad y pérdida de fortaleza del rebote desde los mínimos de este año.
 

 
wti

 
La cuestión es que el ministro del crudo este fin de semana dijo que las exportaciones de crudo de Irán habían vuelto a subir en el mes de marzo en 250.000 barriles al día para colocarse por encima de los 2 millones. Al ver este incremento, hay menos esperanzas de que se acuerde una congelación de la producción, lo que da la razón a bancos como Goldman Sachs que dijeron que la ley de oferta y demanda no apoyaba la reciente subida del precio del crudo y que no tenía fundamento.
 
Parece que sólo estamos hablando del precio del crudo, pero es que hay mucho más. Irán y Arabia Saudita son rivales absolutamente en todo y recuerden el conflicto que hemos tenido en los últimos meses en Yemen, donde Irán apoyaba una facción y Arabia Saudita apoyó a la contraria para que no le hiciesen la pinza dado que Irán estaba buscando por el Sur lo que ya tenía cerca del norte, así que tiene todo el sentido del mundo que la semana pasada Arabia Saudita dijese que ellos no iban a bajar la producción a menos que Irán también lo hiciese.
 
Es de suponer que los dimes, diretes y cruce de declaraciones se intensifiquen de cara a la reunión de productores que tendrá lugar el domingo 17 de abril en Doha, así que podemos tener algo de volatilidad.