Ya ven cómo se ha dado la vuelta la sesión, de tener bajadas claras en Europa esta mañana con incertidumbre sobre Grecia y además un euro dólar que estaba presionando a las exportadoras, hemos pasado una situación en donde se ha recuperado absolutamente todo y los futuros sobre índices europeos casi están subiendo 1% de media.

El milagro no es un acuerdo en Grecia, sino porque Estados Unidos se ha tomado de muy buena gana ver que la Reserva Federal va a tomarse su tiempo, ha rebajado las perspectivas de crecimiento y además ha puesto un tono en cuanto a las subidas de tipos mucho más relajado y tranquilo que incluso ha llevado a algunos productos que dependen de los tipos de interés a descontar que la subida de tipos podría meterse incluso en 2016.

Como podemos imaginarnos, los mercados norteamericanos han tomado de muy buena gana el mayor tiempo de crédito barato y eso está haciendo que se rebote prácticamente en todas partes, pero también con vistas puestas al vencimiento trimestral de derivados de mañana que tiene un carácter completamente distinto a lo que tenemos aquí en Europa, porque allí sí pueden cerrar en positivos muchos de ellos.