Tras la debacle de ayer de Wall Street, y el aguante especialmente notable que tuvo el índice alemán, hoy tenemos una apertura de rebote en donde todo el mundo sigue mirando al programa cuantitativo, con más descensos del euro en casi todos los cruces que siguen apoyando a las exportadoras, y Alemania es la que se está llevando la gran tajada.

En estos momentos todos los súper sectores del Stoxx 600 están en positivo, encabezados por automoción y recambios con una subida de 1,31%, por lo que el apoyo al índice alemán es muy importante.

Las telecomunicaciones también suben 1,14% seguidas de las tecnológicas con 1,06%.

Las minoristas son las más débiles coqueteando con las cifras negativas y los recursos básicos solamente suben 0,25%, acompañando en el rebote a las petroleras con 0,46%.