El mercado poco a poco está digiriendo el dato de empleo de Estados Unidos que acabamos de conocer y la polvareda levantada al comienzo de la presentación, poco a poco se va calmando y apareciendo los puntos de atención del mismo.

Lo primero es que la Reserva Federal tenía razón al no hacer caso al dato de producto interior bruto del primer trimestre, ya que este dato de creación de empleo marca una cosa completamente distinta.

Otro punto a tener en cuenta es que las dos cosas en las que se fija la Reserva Federal, para intentar afinar un poco más, es la cantidad de personas que tienen trabajo o un trabajo temporal y que quiere mejorar junto con la fuerza laboral. Esta última ha descendido y la primera sigue muy alta, porque son dos factores que pueden utilizar para no alterar el plan que tienen en la mente, ya que quedan muy pocas reuniones para acabar la fase de reducción del QE y quizá no se quieran meter en líos.