Presentación de "Lecciones de Economía Política", de Knut WickselI
Fundación ICO

http://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/IntervencionesPublicas/Gobernador/Arc/Fic/linde250216.pdf

En definitiva...

¿Cuál sería la recomendación de Wicksell si pudiera sentarse en el Consejo de Gobierno
del Banco Central Europeo que se va a celebrar en un par de semanas en Frankfurt? El
riesgo de una inflación muy baja o, incluso, de un desanclaje de las expectativas de
inflación no le sonaría raro. Pero, aún así, no estoy seguro de poder responder a la
pregunta.

A lo largo del siglo XX, frente a períodos de inflación elevada, en parte resultados de
políticas expansivas que pretendían promover la actividad y el empleo, cristalizó un doble
consenso en el ámbito monetario.

Primero, en torno de los beneficios que una inflación baja y estable representa para el
crecimiento económico, el empleo y la maximización del bienestar.
Segundo, acerca de la tasa de interés como instrumento regulador de la política
monetaria, en comparación con una política basada en objetivos cuantitativos.

El establecimiento de objetivos de inflación y el uso de los tipos de interés como
instrumento de política monetaria deberían ser acogidos con satisfacción por Wicksell.
Además, dotar al banco central de autonomía para alcanzar sus objetivos ha constituido
una útil síntesis entre reglas y discreción que, al forzar la credibilidad anti inflacionista,
permite una mayor flexibilidad para adaptar las condiciones monetarias a las
circunstancias económicas y financieras. No creo que Wicksell pusiera reparos tampoco
aquí. Él abogó a favor de cumplir las reglas de equilibrio fiscal y el patrón oro, si bien con
una cierta discrecionalidad ante circunstancias transitorias excepcionales.

La reciente crisis financiera internacional ha llevado a los bancos centrales a replantearse
este modelo de objetivo de inflación y a incorporar consideraciones relativas a la
evolución del precio de los activos financieros y la estabilidad financiera en general.
Además, también se han puesto de manifiesto los límites de las políticas monetarias
convencionales y los instrumentos usados por la autoridad monetaria (básicamente el tipo
de interés) y los riesgos de caer en la denominada "trampa de la liquidez" (posibilidad ya
postulada por Keynes en la Teoría General) en situaciones de reducidas tasas de inflación.
Los principales bancos centrales han tratado de resolver este problema a través de
políticas monetarias no convencionales, descensos de los tipos de interés, incluso a tasas
negativas, y políticas orientadas al crecimiento de su balance mediante compras de
activos financieros, incluidas deudas de los gobiernos y de instituciones privadas. Cabe
cuestionarse si este nuevo paradigma monetario sería demasiado provocativo, incluso
para alguien con un carácter tan innovador como el de Wicksell, o no, pero es el que se
ha venido construyendo durante los últimos años.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España