El Washington Post habla hoy de este disparate diciendo que según fuentes cercanas a la negociación no están de acuerdo en nada, y que como pronto entraría en vigor en 2016, y solo afectaría a un reducido número de acciones y a unos pocos derivados.