http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesBCE/BoletinMensualBCE/14/Fich/bm1404-1.pdf

................

De cara al futuro, el Consejo de Gobierno seguirá muy atentamente la evolución de los factores y considerará
todos los instrumentos disponibles. El Consejo de Gobierno tiene la firme determinación de mantener
un alto grado de acomodación monetaria y actuar con rapidez si fuera necesario. En consecuencia,
no excluye medidas adicionales de relajación de la política monetaria y reitera firmemente su expectativa
de que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales, o en niveles inferiores,
durante un período prolongado. Esta expectativa se basa en unas perspectivas de inflación en general
contenidas a medio plazo, dada la debilidad generalizada de la economía, las bajas tasas de utilización de
la capacidad productiva y la lenta creación de dinero y crédito. Al mismo tiempo, el Consejo de Gobierno
sigue atentamente la evolución de los mercados monetarios. El Consejo de Gobierno es unánime en su
compromiso de utilizar también instrumentos no convencionales acordes con su mandato, para afrontar
eficazmente los riesgos de un período de baja inflación demasiado prolongado.

En síntesis, el análisis económico confirma la expectativa del Consejo de Gobierno de un período prolongado
de baja inflación, seguido de una evolución gradual ascendente de la inflación medida por el
IAPC hacia tasas próximas al 2 %. El contraste con las señales procedentes del análisis monetario
confirma el escenario de debilidad de las presiones subyacentes sobre los precios en la zona del euro a
medio plazo.

En lo que respecta a las políticas fiscales, los países de la zona del euro han logrado importantes progresos
en la corrección de los desequilibrios presupuestarios. Deberían mantener los esfuerzos de saneamiento
del pasado y reconducir las elevadas ratios de deuda pública hacia una senda descendente a medio plazo,
conforme al Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Las estrategias fiscales deberían garantizar un conjunto
de medidas de saneamiento favorables al crecimiento, destinadas a mejorar la calidad y la eficiencia de
los servicios públicos y reducir al mínimo los efectos distorsionadores de los impuestos. Se precisan
nuevas medidas decididas para reformar los mercados de productos y de trabajo con el fin de mejorar
la competitividad, aumentar el crecimiento potencial, generar oportunidades de empleo e incrementar la
flexibilidad de las economías de la zona del euro.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España