Pues al final los bancos de inversión que esperaban una inflación más baja de lo esperado acertaron, de +0,7% a +0,5%, cuando se esperaba +0,7%, y con el BCE con objetivo en +2%. Ya no tiene más excusas el BCE para demorar medidas para subir la inflación. No creo que este dato sea suficiente para que adopten una QE, pero si que va a forzar a que den un LTRO para que los bancos presten, y desde luego otra bajada más si que podría llevar al BCE a cualquier cosa. Nos movemos en niveles no vistos desde 2009.




Enlace permanente de imagen incrustada