La familia Del Pino encarga a UBS la colocación de la totalidad de su participación en Indra, que era del 4% de la compañía.