Miren este gráfico…..







El índice de transporte del Dow ha retrocedido más del 10 % desde sus niveles altos de noviembre pasado.

¿La novedad? En esta ocasión no ha sido seguido de una caída del resto del Dow. ¿No estamos hablando de un indicador adelantado económico? De hecho, vean ahora estas estadísticas….





En definitiva, la historia más reciente (pienso en los últimos 30 años) no muestra una correlación significativa entre este indicador y la evolución final del mercado.

Otra cosa bien diferente es que la cuestión no sea tanto si la caída del índice de transporte anticipa una corrección del mercado como si marca el final de la fase alcista. ¿Podría ser así?.



Si no sube, baja.

Pero lo cierto es que el efecto liquidez sigue dominando a los inversores. Incluso en un contexto como el actual de tanta indefinición sobre temas relevantes como Grecia, la política o incluso el cambio de sesgo sobre los tipos de interés oficiales (en USA). Los precios, altos, no suponen un riesgo de burbuja…siempre y cuando no nos enfrentemos a un escenario de recesión económica.



¿Entienden la continua referencia de la Fed a los datos macro? Para valorar sus decisiones, para valorar el comportamiento del mercado, para valorar incluso los riesgos y desequilibrios pendientes. La economía norteamericana también tiene retos pendientes, desde los niveles de deuda pública, el bajo crecimiento potencial y los dos factores anteriores de forma conjunta.



Nosotros seguimos optimistas para la evolución de las bolsas en los próximos 12 meses. Pero, también lo subordinamos a que el escenario macro (resultados) sea de mejora incluso sobre previsiones. Lo contrario, seguir tirando de precios relativos al alza, sería mucho más complejo. A corto plazo somos neutrales mientras el mercado digiere tanto el inicio de la normalización monetaria como el desenlace de la Crisis griega o la desaceleración limitada de la economía china.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España