Ayer fue un día especial para los mercados de deuda por dos razones.
La primera, por la emisión de deuda en Suiza de 10 años con tipo negativo (subasta, ya que en secundario ya ha estado en negativo).

La segunda, por los rumores de una colocación de deuda a 100 años por el Tesoro mexicano. Y con estimaciones de demanda que podría superar 1.5 bn. $.

Más todos los titulares hoy en la prensa sobre operaciones corporativas "billonarias", sumando casi un trillón en lo que llevamos de año.

Dinero, dinero. O mejor, liquidez, enorme liquidez en los mercados que lleva a muchos inversores a asumir más riesgo en busca de mayor rentabilidad. En un mundo, el actual, de tipos de rentabilidades potenciales cada vez menores.

¿Qué puede cambiar este escenario? ¿podría ser la Fed?.

Ayer el mercado valoró con frialdad las Actas del último FOMC, pese a su sentido más hawkish a lo esperado. ¿Dove o hawks? Lo cierto es que los inversores, todos, comenzamos a estar algo cansados de tanta ambigüedad. El riesgo es precisamente que finalmente la decisión de subir tipos coja al mercado desprevenido. Probablemente este riesgo también es ponderado en la decisión final que tome la Fed, aunque por el momento no hace más que acrecentarse.
Dice uno de mis economistas USA que la incertidumbre sobre el escenario económico se traslada hacia una incertidumbre en la gestión de la política monetaria. Y así la Fed intenta, al menos oficialmente, que el énfasis sobre el momento elegido para comenzar a subir los tipos pase a otro foco de atención sobre qué debe ocurrir para que esta subida se produzca. Al final, también es una forma de compartir el riesgo de la decisión.

En un futuro no tan lejano la Fed comenzará a poner más énfasis en el margen de subidas de tipos que en su inicio. Algo de eso ocurrió con el Taper, lo que llevó a matizar su retirada con continuas advertencias sobre la posibilidad de reabrirlo si fuera preciso. La diferencia en nuestro caso es que son los datos, la incertidumbre sobre su evolución, los que van a condicionarlo todo en un escenario, el actual, de elevado apalancamiento de los agentes económicos. Incluida la propia Fed.

El diferencial bono-bund 10 años en niveles de 106 p.b..
La rentabilidad del bono en niveles de 1.21 %.
¿cds?
::::::::CITI SOVEREIGN (SOVS) 03 DEFS::::::::: 5yr (06/20) ITALY 93/97 +1 SPAIN 74/78 +2 PORTUGAL 113/123 0 IRELAND 43/47 0 BELGIUM 41/44 0 FRANCE 34/36 0 AUSTRIA 23/27 0 UK 18/21 0 GERMANY 14/16 0

La rentabilidad del treasury 10 años en 1.89 %.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España