Por un lado, dice hoy el Presidente Draghi que no está resignado a permitir una inflación demasiado baja durante demasiado tiempo. En este caso, sería posible utilizar las medidas de política monetaria convencional.
Por otro, un deterioro de las perspectivas de inflación podría llevar a utilizar medidas no convencionales.
¿En que posición estamos? En una intemedia, donde se pueden proponer medidas concretas para aliviar la posibles tensiones de crédito.
El ECB sigue esperando que la inflación retorne progresivamente a niveles del 2.0 %. Pero se mantendrá vigilante si hay derivaciones tanto en los datos de inflación como en las expectativas.

Por lo demás, es difícil no sentirse algo confuso por el comportamiento de los mercados de los últimos días. Ya saben que desde hace tiempo soy realista al admitir que los inversores han dejado de descontar el futuro con sus decisiones: se dejan llevar o simplemente tratan de aprovechar el momento. Así sólo se puede explicar el máximo del mercado USA con volatilidades en mínimos de los últimos años, todo ello con tipos de interés a plazo bajos (el 2.51 % lo es). De hecho, haciendo un esfuerzo, se podría aceptar que un mayor deterioro al previsto en los datos de producto del Q1 (esperamos una revisión hacia un dato negativo) podría llevar a la Fed a aplazar una mayor concreción del debate sobre la normalización de la política monetaria. No es el momento y no lo será ante unos datos que no sean firmes en la recuperación. Y esta ambigüedad es lo que alimenta al mercado. Con todo, pese a esto, aún es complicado de entender las subidas de las bolsas.

Mientras, la ambigüedad sobre la dirección futura de la política monetaria es igual de ambigua en UK y en Japón.
Hoy podemos leer en la prensa sendas entrevistas a Bean del BOE y al Gobernador del BOJ. El primero, alertando de que el desarrollo de los acontecimientos en la economía puede llevar a la autoridad británica a iniciar la normalización incluso antes de lo esperado. Por lo que respecta a Koruda, simplemente  considera que son necesarias más reformas estructurales para no convertir en un problema las medidas monetarias extremas a medio plazo.

Sin mucho volumen, la rentabilidad del bono cae hoy hasta 2.91 %.
El diferencial bono-bund 10 años cae hasta 149 p.b.

La rentabilidad del treasury en niveles de 2.51 %.

Por último, las emisiones de papel pública en la semana:

*       Italia el martes papel 2018
*       Holanda también el martes 2019
*       Alemania  el miércoles 2046
*       UK el miércoles 2052
*       Italia el jueves 5/10 años

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España