Vapuleados por la volatilidad del crudo, las karaksas invertidas y la envolvente bajista no han visto su máximo atacado, así que siguen siendo válidas y el mercado está bajo el control de las ventas:

 
indices