Como se puede ver, ayer cerramos muy bien, en comparación con cómo iba la sesión. Esto está ayudando a que todos intenten ir algo más arriba y sea el DAX el que vaya buscando la resistencia más evidente de los mínimos de diciembre. Ojo al RSI que se mantiene por encima de la directriz alcista, pero no podemos quitarle el ojo de encima, porque la karakasa invertida del DAX de hace dos sesiones sigue presente: