Hoy algunos bancos de la periferia no pueden seguir el intento de rebote general de Europa por su exposición a la economía de Brasil, que ha recibido una mala noticia por parte de S&P.
La agencia de calificación S&P ha bajado el rating de Brasil a BBB- desde BBB con una perspectiva a estable desde negativa.

La razón de esta rebaja se encuentra en que los problemas de las cuentas públicas y el aumento de su endeudamiento, combinado con un débil crecimiento económico, es que no está gustando los inversores y resta apetito inversor.

El punto positivo es que al poner la perspectiva estable desde negativo, no se ven en el horizonte más rebajas de rating, pero pone un punto negativo al gobierno actual que parece que ha malgastado el impulso económico que dejó el anterior.

Una bajada de este tipo hace que todo mundo ponga la vista en las otras dos agencias, que suelen seguir la corriente.

Evidentemente, una vez la deuda del país recibe un recorte de su calificación, la deuda suele subir algo los tipos y los que tienen la deuda también tienen problemas, como los bancos locales o todas las empresas que tienen presencia allí, como los bancos españoles BBVA y Santander.

Pueden ver aquí la tabla de Bloomberg de resumen de calificación de crédito.

brasil