El futuro del Ibex consiguió cerrar por encima de los 11.200 puntos, lo que hace que nos mantengamos por encima apoyados por cierta relajación en parte de la periferia en el mercado secundario de deuda.

La incertidumbre es lo que más se respira en el ambiente, porque se han empezado a hacer cuentas de las inversiones pendientes de realizar en España y que penden de un hilo por las elecciones, no solo las disputadas, sino las generales dentro de 6 meses, por lo que mucho dinero está en juego que puede afectar negativamente a muchas empresas, así que el horizonte de inversión se ha acortado muchísimo y el riesgo país se ha elevado, algo que cuesta verse reflejado en la deuda pública porque hay un QE que difumina todo muy bien.

El movimiento de ayer también es lógico desde el punto de vista técnico porque tras la rotura al alza del canal bajista, tenemos un lógico retroceso a probar la zona como soporte. Eso sí, ojo si perdemos definitivamente los 11.200.
ibex