Vean que el doble techo en los máximos del año con fuerte divergencia bajista ha funcionado. Ahora, el RSI ya tiene perdida la tendencia alcista y los ojos están puestos en el soporte de la media de 50 sesiones y la zona de máximos de enero.

Lo que preocupa es el acumulación distribución porque está presionando fuertemente la directriz alcista que viene desde los mínimos del Q4. Si también la pierde, junto con los soportes en precio y la directriz alcista en los mismos, los problemas pueden aumentar de mala manera si el crudo también sube de precio.

iag