Durante las últimas semanas ha estado inmersa en turbulencias coincidiendo con las mismas turbulencias que hemos vivido en las divisas que tanto afectan al precio de las materias primas, algo que asusta a todo inversor precisamente en las aerolíneas.

Si se fijan en el gráfico adjunto, verán cómo el máximo del mes pasado está situado en la directriz de resistencia y nos dejó una Karakasa invertida pero a la que le faltó suficiente volumen como para poder ser una amenaza realmente seria, así que si nos acercamos otra vez a esa zona, debemos tener cuidado porque no tiene tanta potencia como otras.

Bien, también si se fijan en el gráfico adjunto, verán que cada vez que nos hemos colocado por debajo de la directriz alcista que viene desde los mínimos de febrero de este año, hemos acabado cerrando ligeramente por encima, dejando una Karakasa de venta pero con repunte de volumen, lo que muestra interés comprador fuera de esa figura alcista.
Con esas dos muestras de interés comprador y la nueva debilidad del euro que perjudica los precios del crudo, llevamos tres sesiones mejorando y con la vista puesta en los máximos del mes pasado:
iag