Está empezando a preocupar la deriva que están llevando los últimos acontecimientos en donde estamos viendo demasiados ajustes de personal en un momento en donde se supone que todo está repuntando, con cierta esperanza de bonanza económica en los próximos años, pero que en vez de traer bienestar, está trayendo unas cifras de despidos bastante altas.

Un ejemplo de esto es la noticia día del HSBC en donde parece que va a poner patas arriba a todo su personal y que tiene planes de despedir nada menos que 50.000 personas 

Está en proceso de en los próximos tiempos intentar reconducir las actividades del banco. Una de esas reducciones le va a tocar a sus activos de riesgo ya que quiere reducir nada menos que 290.000 millones de dólares saliendo de mercados como por ejemplo el turco y el brasileño y defender su sede en gran Bretaña, aunque recordemos que habían comenzado planes para buscar otra localización para su sede que pudiese resultar más barata ante el aumento de las cuotas en impuestos que deben pagar por estar en Londres.

En resumidas cuentas, quiere reducir su participación en el riesgo porque consideran que hay muchas dificultades para poder gestionar un banco tan grande, tan diverso y con tanta presencia en mercados de riesgo. Parte de este movimiento ha venido porque hay un entorno de bajos tipos de interés que hace menos rentable todo el negocio y además Asia tampoco está es su mejor momento, así que la rentabilidad debe aparecer por otro lado, ya que han reconocido que el mundo ha cambiado y deben cambiar con él. Precisamente, con respecto a Asia, parece que quieren redirigir sus actividades en la zona pero aumentar la inversión en esas nuevas actividades para intentar capturar las nuevas zonas de crecimiento como la gestión de activos, las aseguradoras y gestión de divisas para pagos y gestión de efectivo.