Toyota fue la primera que dijo en su momento que con el tiempo iba a eliminar todos los motores de combustión de su catálogo, pero ahora es Honda la que ha vuelto a repetir ese mismo mantra diciendo que con el paso del tiempo va ir alimentando su catálogo de híbridos enchufables y eléctricos al 100 %. Pero esto no se queda aquí, porque también quiere híbridos con depósitos de gas y pilas de combustible.
 
Algo muy importante de lo que ha dicho afecta directamente las expectativas de inversión de este nuevo giro de la industria automotriz. Recuerden que el platino ha tenido un desplome muy importante en los últimos tiempos y la bajada se vio muy pronunciada por el escándalo de las emisiones que hizo pensar que los catalizadores que se usan con este mineral iban a tener menos demanda, pero dicha demanda podía ser sustituida por la tecnología de las pilas y baterías necesarias por esta nueva dimensión de los coches eléctricos. El problema es el timing, cuando es el momento correcto para invertir en estas nuevas tecnologías esperando una fuerte demanda en el futuro. Pues bien, alguien ya ha empezado a poner fechas más allá del “en los próximos años”, pues ha dicho que tienen la intención de que todos sus coches con estas energías alternativas supongan las dos terceras partes de la venta mundial de vehículos en los alrededores de 2030.