Unos resultados que no han gustado sí sirven para ver que la recompra de acciones es la principal herramienta para animar las compras de acciones.
 
Hoy ha presentado unos resultados con unos beneficios netos de 2016 de 1300 millones de dólares, bajando fortísimamente desde los beneficios de 12.600 millones de dólares de 2015.

Las ventas anuales bajaron hasta los 47.970 millones de dólares, un descenso de casi el 20%.

Con respecto a las cifras del último trimestre, tenemos unas pérdidas antes de impuestos de 3450 millones de dólares, aumentando muchísimo desde las pérdidas de 858 millones del año anterior. Con respecto a las ventas, bajan hasta los 8980 millones de dólares como un descenso de casi el 25%.

Es uno de los bancos más señalados para tener efectos negativos por parte de la salida de Reino Unido de la Unión Europea y también por las políticas de Donald Trump, así que todo el mundo se está fijando en su comportamiento porque, al igual que otros muchos bancos, se ha beneficiado del entorno de subidas de tipos de interés en Estados Unidos.

Algo que intenta calmar los nervios de los operadores es el haber dicho que va a recomprar acciones por un valor adicional de 1000 millones de dólares, lo que hace que el programa de recompras alcance los 3500. Como vemos, sigue siendo un arma importante para no hacer caer el precio de la acción demasiado.