Decoding Diplomacy: A cease fire agreement has been announced in the Ukraine conflict. Participation in diplomatic efforts is important for both sides; there is little cost in agreeing a deal. Buy-in and implementation are key; the previous cease-fire was violated almost continuously.

 We remain sceptical that a new deal will be durable: ending a war requires either conflict fatigue or decisive victory. In our view neither condition is currently present. A cessation of hostilities could stave off further EU sanctions, but may not eliminate US calls to arm the Ukrainian military, while history suggests conflict relapse is likely: cease fires can also prolong wars by providing an opportunity to re-arm. Here we decode what to look for in the announcement.

Como ven, nuestra analista política Tina Fordham no era muy optimista el 12 de febrero sobre el acuerdo de Cese el fuego. Los acontecimientos siguientes parecen darle la razón.

Pero aquí no vamos a hablar del conflicto militar. O de las tensiones militares, como quieran llamarlo.
Aquí hablamos de la economía. Y me voy a apoyar en la reciente propuesta de la directoraa Gerente al FMI de una ayuda financiera de hasta 17.5 bn. EUR en los próximos cuatro años.

http://www.imf.org/external/np/sec/pr/2015/pr1550.htm

¿Por qué está ayuda?

1. El Gobierno ucraniano está dispuesto a aplicar reformas, partiendo de las medidas ya instrumentadas en 2014: reforma fiscal (déficit público del 4.5 % del PIB frente al 5.8 % objetivo); régimen de tipo de cambio flexible; ajuste al alza en los precios de la energía al consumidor final; lucha contra la corrupción y lavado de dinero

2. Un programa de asistencia (Extended Fund Funding) ofrece más tiempo, mejor financiación y más flexibilidad para el país. Pero, además, el Gobierno ucraniano está en contacto con los acreedores de su deuda buscando nuevas medidas que ayuden a su sostenibilidad a plazo. Sin olvidar la posibilidad de acuerdos bilaterales con otros países y organismos internacionales.

Naturalmente, el FMI se ve obligado a hacer una puntualización sobre el conflicto militar. Resolverlo es clave para mejorar las perspectivas macro económicas. Pero, como dije al principio, esto no parece ser fácil. Y el plazo aquí parece que tampoco es prioritario entre las partes.

¿Nuestras previsiones? Esperamos un descenso del PIB este año del 3 % (-6.5 % el año pasado); inflación del 17.5 % (12.1 %); déficit por cuenta corriente del 2.6 % del PIB (-3.7 %).

Por cierto, estos mismos datos para Rusia serían: -3.0 % (0.0 %) para el PIB, 12.5 % (7.8 %) precios de consumo y 3.2 % del PIB superávit exterior. Esperamos un déficit público este año del 2.6 % del PIB desde el dato nulo anterior.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España