China hará un road show en España para atraer grupos industriales (Expansión, 5/5/2015)

Alguien me corregía hace algunos meses sobre la aseveración mía del bajo nivel de stock de capital a nivel mundial. “No, es cierto; considerando a las economías emergentes el stock de capital es más elevado que antes de la Crisis”. Y sin duda, tenía razón. Son las economías desarrolladas las que presentan un retraso (o quizás sea parte de la “Nueva Normalidad”) en el nivel de inversión, cuando las emergentes mantienen un elevado stock de capital. De hecho, en algunos casos esa sobreinversión es parte de sus problemas. Y son mayores cuando consideramos tanto el bajo crecimiento del comercio mundial como la debilidad de la demanda final desde los países desarrollados. 
Tras admitir lo anterior, lo único que resta es que el ajuste en la inversión doméstica (uno de los pendientes en las economías en desarrollo) sea lo más rápido posible. Aunque, también podemos verlo desde otro punto de vista: que la inversión directa internacional sea lo suficientemente fuerte como para amortiguar la desaceleración de la inversión doméstica. Sobre este punto, hay noticias positivas y negativas. Las primeras, el consistente aumento del peso de la inversión directa a los países emergentes sobre el total mundial. Entre los negativos, la desaceleración que se observa en su evolución desde hace tres años.



La realidad es que no somos muy optimistas a corto plazo para la recuperación de la inversión directa internacional a corto plazo. Y lo argumentamos de tres formas. La primera, el reciente escaso interés por el momento de las entidades financieras de países desarrollados por aumentar su presencia en los países en desarrollo. La segunda, el exceso de capacidad en la producción de commodities en un entorno de precios bajos (¿aún a la baja? Esto último no lo tengo nada claro). Por último, el escaso dinamismo del propio comercio mundial y su relación empírica con los flujos de capital.

¿Un problema para la sostenibilidad financiera de estos países? Mejor, un problema como decía al principio para mejorar sus perspectivas de crecimiento. Y el entorno, en términos de potencial inestabilidad de los mercados de capitales a nivel internacional, no es precisamente muy halagüeño. Veremos.

c2



c3



c4



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España