Poco más se necesita, para llevar a una nación a su máximo grado de opulencia ... que la paz, pocos impuestos y una tolerable administración de justicia". Adam Smith.

http://www.imf.org/external/np/speeches/2016/022216.htm

Es llamativo como la elevada liquidez en manos de inversores financieros contrasta con el escaso crecimiento a nivel mundial de los ingresos públicos. Escaso, puesto que las autoridades políticas probablemente nunca los van a considerar suficientes.

En algunos casos, como los países exportadores de crudo, la caída de los ingresos ha sido evidente. Se estima que sólo en 2015 la caída de ingresos públicos superó los 340 bn. Esta cifra es equivalente al 20 % del PIB combinado de estos países.

Naturalmente, estos países presentan una situación casi límite ante el desplome de los precios del crudo y las dudas sobre su recuperación en el futuro próximo. ¿Qué deben hacer sus autoridades? Buscar alternativas en términos de recaudación, lo que puede suponer la implantación de un sistema tributario apoyado inicialmente en impuestos indirectos y de sociedades para, de forma progresiva, establecer un impuesto sobre la renta de las personas.

El objetivo debería ser un nivel de ingresos tributarios que supongan entre un 15-25 % del PIB. Estos son los niveles de ingresos en promedio en las economías emergentes y desarrolladas.

Hablemos ahora de "otra pérdida" de ingresos públicos tributarios. La que se produce por la competencia internacional fiscal. Y aunque se ha avanzado mucho en términos de evasión de impuestos, aún hay mucho camino por recorrer. De acuerdo con el FMI, más del 30 % de la riqueza financiera en Africa está fuera del continente. Y este porcentaje puede ser pequeño si hablamos de muchos países exportadores de crudo.

La "elusión fiscal" a nivel de empresas internacionales supone, de acuerdo con los datos de la OCDE, más de 240 bn. al año. Es un 10 % de la recaudación mundial por el impuesto de sociedades.

Crecer con fuerza para aumentar ingresos públicos. Pero, ¿subir impuestos? Es un debate recurrente que se acompaña de la siempre necesaria existencia de un sistema fiscal eficiente.
¿Mi recomendación? Reformas para hacer que la recuperación de los ingresos sea sostenible.
Creo que esta misma recomendación podría ser hecha por la Comisión Europea a aquellos países que tengan serias dificultades políticas para subir impuestos o reducir los gastos. Veremos.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España