Eurozone economy on course for best quarter in three years, as recoveries in Germany, Italy and Spain offset weakness in France. Markit.

 

Que la economía francesa tiene un problema es algo evidente. Que, quizás como consecuencia de ello lo tenemos toda la zona, es más que probable. Al final, estamos hablando de la segunda economía del área. Y un país donde el resultado de las elecciones al Parlamento europeo puso a un partido de extrema derecha como el vencedor. ¿Consecuencia de la debilidad económica? Admito mi incapacidad para afirmarlo. Pero, es evidente que debilidad económica/tensión política están relacionados.

 

Hace unos días fue la Comisión Europea. ¿Recuerdan la valoración que realizó de la situación de la economía francesa y ajustes pendientes? Se lo recuerdo…

 

“Level of detail of the fiscal consolidation measures is insufficient” to ensure France meets its targets and that the economic forecasts used for 2015 are “slightly optimistic” and the planned savings are “very ambitious”.

 

Necesidad de mayores ajustes a nivel fiscal, especialmente a través de reformas en la Sanidad y Pensiones. Pero, igual de importante, la Comisión pidió al Gobierno facilitar los ajustes labores que amenazan la rentabilidad empresarial. Por último, también advierte del deterioro del clima empresarial debido a la elevada competencia (elevado número de profesiones protegidas), la regulación que dificulta la creación de empresas y la elevada presión fiscal.

 

En la década previa a la Crisis el crecimiento promedio de la economía francesa fue del 2.1 %, con la demanda interna aportando también en media 2.4 puntos. A diferencia de otros países de la zona, como sería el caso del nuestro, entre 2008/2010 la demanda externa mantuvo una aportación negativa al crecimiento uniéndose así a la propia caída de la demanda interna. Entre 2011/2013 el crecimiento promedio ha sido inferior a un punto con una mayor aportación marginal positiva de la demanda interna frente a la externa.¿El consumo privado como motor de la recuperación? Es complicado: debilidad del empleo, CLU estancados y especialmente un elevado nivel de deuda. ¿Inversión empresarial? Aquí no hablamos de un problema de financiación. Más bien de perspectivas, tanto derivadas de la fiscalidad y del crecimiento futuro. Y al final acabamos hablando del sector exterior, aunque los indicadores de competitividad han mostrado un continuo deterioro durante la Crisis.

 

Definitivamente, no se puede decir que las autoridades francesas se hayan enfocado en los últimos años en recuperar la competitividad perdida antes de la Crisis. ¿Es demasiado tarde ahora para hacerlo?. Para la Comisión Europea y el FMI las reformas emprendidas de forma reciente son positivas, pero pueden ser insuficientes. Claro que, ¿cómo profundizarlas en un entorno político interno como el actual?. Claro que siempre queda la posibilidad de que el ECB aumente su política monetaria expansiva y se enfoque en la “sobrevaloración” (dicen) del Euro. Veremos que decisiones toma hoy.

 

Nosotros esperamos un crecimiento este año de la economía francesa del 0.8 % (-0.4 % anterior) por debajo del 1.2 % de crecimiento que esperamos para el conjunto de la zona.

Nuestras previsiones para el resto de las macromagnitudes en Francia son: 0.8 % inflación (0.6 % promedio), -0.6 % balanza corriente (2.9 %), -4.1 % del PIB cuentas públicas (-2.6 %) y 97 % del PIB la deuda pública (97 %).

 

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España