Dice que los riesgos del Brexit se están empezando a materializar pues los flujos de dinero a la bolsa del país se están empezando a reducir pero el incremento de volatilidad se ha manejado bien por los mercados y de forma general los costes de financiación de los bancos no han visto subidas.

Considera que la bajada de la GBP es bueno para las exportadoras. El ajuste que ha tenido la moneda tras el Brexit ha sido significativo.

Dice que han reducido los requerimientos de capital para los bancos de 0,5% a cero, así que hay más capital disponible. Dice que la capacidad de prestar dinero ahora es más alta para el 75% de los pancos del país. Dice que el BoE está ayudando a las empresas y hogares. Avisa que si hay una disminución del crédito es porque se pide menos, porque habrá crédito de sobra disponible. La bajada de la GBP será buena para el balance por cuenta corriente.

Es curioso que haya dado una recomendación a los inversores, pues dice que se olviden del FTSE100, que es el más internacional, y se vayan al FTSE 250, que es el que más empresas locales tiene….

Considera que se mantiene la perspectiva de que haya una reducción material de la economía de UK. Ven un entorno en donde se ve más desprecio por el riesgo.

Dice que no van a criticar la política sobre dividendos que se vaya a hacer en los bancos.

Pide prudencia a la hora de pedir nuevos préstamos y que cualquier política monetaria se centre en la economía interna.


Dice que han estado en contacto con los principales bancos centrales durante el día del referéndum y después del mismo. La coordinación y la cooperación ha sido efectiva y la votación ha resaltado el foco internacional en la hoja de balance dentro de algunas jurisdicciones y podría hacer que exista una mayor aversión al riesgo de forma global durante algún tiempo, sobre todo cuando se han visto algunos movimientos destacados en las rentabilidades de la deuda.
 
Considera que los contagios desde el voto todavía no son notables.