Con la apertura de Wall Street hemos conseguido tener algo de movimiento y por lo menos las velas que está dibujando el mercado son algo más grandes que las de esta mañana, así que el aburrimiento ha conseguido paliarse de alguna manera.
 

El movimiento fuerte ha aparecido en cuanto hemos conocido que la confianza del consumidor de la Conference Board nos ha dado una sorpresa y ha tenido un repunte muy importante, por lo que todo el mercado se ha puesto a celebrarlo con subidas, aunque en Estados Unidos algunos niveles técnicos en el corto plazo están siendo muy duros de roer, lo que limita en cierta parte el impulso alcista.
 
Recordemos que ahora mismo el ambiente macroeconómico es el que está ayudando al mercado a sostener niveles, mientras por otro lado seguimos esperando cada nuevo paso que dé Donald Trump porque la confianza que tiene el mercado en él se ha visto deteriorada de buena manera al ver que no es capaz de sacar adelante su ley de reforma sanitaria y pone en duda que sea capaz de sacar la de infraestructuras y reforma fiscal.
 
El ver que la confianza del consumidor ha tenido una buena subida, vuelve a recordar a todo el mundo la situación macroeconómica en la que nos encontramos y da mas apoyo para que la Reserva Federal siga pensando en subir los tipos de interés.
 
En estos momentos en Estados Unidos la mayoría de los sectores del SP 500 están en positivo aunque el de cuidados de la salud es el peor con un descenso de -0,43%, por motivos obvios. Las mejoras no son nada del otro mundo y como mucho el de materiales es el que más está subiendo con 0,42%.
 
En Europa, la mayoría de súper sectores están en positivo salvo el de bebidas y alimentación con un descenso de -0,25% y el de telecomunicaciones bajando -0,17%.
 
El de automoción y recambios sube 1,15% y el de recursos básicos 1,1%.
 
Parte de la atención siguen estando en el mercado de divisas en donde el eurodólar mantiene la fortaleza y ahora mismo ha girado ligeramente en positivo y mantiene el ataque a la media de 200 sesiones, pero sin superar el máximo de la figura bajista creada en el día de ayer.
 
Por parte del dólar yen, tenemos una situación similar pero a la inversa, dejando una vela de vuelta en el día de ayer, estamos en negativo -0,33% y mucho cuidado si perdemos el mínimo porque mandaría más debilidad al mercado y más muestra de la desconfianza que hay en la capacidad de Donald Trump por llevar adelante sus programas. En este par en particular, debemos tener en cuenta que estamos ya metidos prácticamente en la sobreventa y eso en algún momento acabará siendo una carta jugada por el mercado para buscar un rebote.