Por José Luis Martínez Campuzano, ahora en su nuevo puesto de Portavoz de la Asociación de Banca Española. Es un placer recibir de nuevo sus escritos.
 

Recuerden: son los datos económicos los que deben llevar a esta decisión.

La Fed se reúne el 14-15, con el último día también recogiendo la actualización de previsiones económicas.
 
Pero, lamentablemente los ambiguos últimos datos económicos no ayudan para tomar una decisión.  Sobre el mercado pesa la importante desaceleración en la creación de empleo en mayo. Hablamos de 35 m. empleos el mes pasado frente a un promedio de 200 m. empleos en los primeros meses del año.

Por otro lado, otros datos como las ventas al por menor de abril fueron algo mejores apuntando a una aceleración del ritmo de crecimiento hasta niveles del 2.25 % en el Q2 desde el 1 % anualizado del Q1.
 
Dicen los analistas norteamericanos que los gobernadores regionales de la Fed están a favor de subir ya los tipos. Los Consejeros de la Fed, según estas mismas fuentes, están en contra.

Pero son los consejeros los que finalmente tomarán la decisión.
 
Sí, los datos económicos son relevantes. Y aún no hay datos suficientes que lleven a la Fed a tomar una decisión tan importante.
Además, entre los factores a valorar esta el deterioro del contexto exterior. A muy corto plazo, el Referéndum británico y el aumento de la tensión financiera en China.
 
Pero, volvamos de nuevo a los datos económicos.

Estos son los próximos datos que conoceremos en USA durante la semana….




Ventas al por menor, inflación subyacente, producción industrial, viviendas iniciadas y permisos de construcción…..¿serán suficientes estos datos para llevar a la Fed a tomar una decisión? Esta pregunta, lo admito, se refiere más bien al mes de julio que a junio.  Yo por mi parte incluso esperaría como una opción más probable  para seguir normalizando tipos a la reunión de septiembre.
 
Con todo, los mercados viven de anticipar el futuro. Quizás en ese sentido no es tan relevante cuándo acabe por tomar su decisión la Fed que sea una decisión esperada. Lo llaman la transparencia de la política monetaria. Yo creo firmemente en ella. De hecho, creo que estamos en un mundo con demasiada incertidumbre y desconfianza. Esto obliga a ser transparente con la mejor comunicación .
 
José Luis Martínez Campuzano
Portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB)