Nuevo día los mercados que parece que puede ser muy malo ya que el futuro del índice alemán se coloca por debajo de los 11.000 puntos con bastante facilidad y encima los futuros del globex en Estados Unidos están claramente en negativo, mientras se mantiene la incertidumbre sobre el resultado del conflicto con Grecia y además hay cada vez más nerviosismo por la mayor seguridad en una subida de tipos en Estados Unidos.

Recordemos que estamos bajo la sombra alargada del último dato de creación de empleo del mes de Mayo en donde vimos un repunte de los honorarios por hora que van en consonancia con el aumento de los costes laborales que conocimos el día anterior y que todo el mundo ha puesto incluso más atención sobre los próximos datos que intentan asegurar que vamos a tener una subida de tipos este año, tal como tiene pensaba la Reserva Federal. Como todo va en función de los datos, hay mucho escrutinio intentando adivinar si existen probabilidades reales de que aparezca este mes o nos vamos directamente a septiembre.
Los mercados deben notar, en general, cuando se inicia una subida de los tipos de interés, ya que las rentabilidades de la deuda pública deben aumentar, deben aumentar en consonancia la rentabilidad de la deuda privada y además el encarecimiento de la financiación tiene que contabilizarse las expectativas de costes, y por tanto beneficios, de los resultados empresariales, por lo que las cotizaciones deben ajustarse a esas nuevas expectativas.

La semana posterior al dato de creación de empleo es bastante floja en cuanto a cantidad de datos macroeconómicos, pero siempre hay uno especialmente significativo que es el de ventas minoristas que conoceremos el jueves que viene, y que forma parte de ese conjunto de datos que intenta adivinar las intenciones de la Reserva Federal, ya que lo más interesante para una subida de tipos de interés es ver que existe un aumento el incremento de la demanda interna por lo que ese aumento de salarios necesita transformarse en un aumento de las ventas minoristas, junto con un cierto estancamiento o descenso de la tasa de ahorro, así que el jueves vamos a tener un día sumamente importante.

De momento Europa tiene bastantes problemas porque hay descensos superiores al 1,5% de media en los futuros sobre índices más importantes con el sector de tecnológicas perdiendo -1,48% seguido de los servicios financieros que también descienden -1,45% y las telecomunicaciones -1,24%.

Los únicos súper sectores en positivo son los de inversión inmobiliaria con nada menos que 0,08% nada más.

Como podemos imaginarnos, la situación sigue estando muy revuelta porque todavía no se ve solución a la situación de Grecia y cada vez hay más voces que piensan que se solucione o no tendrá consecuencias negativas absolutamente para todos, ya que si no hay solución, hay una salida de Grecia del euro en donde se abre la posibilidad de que una futura depreciación del nuevo dracma traiga bienestar al país dentro de unos cuantos años, por lo que si le sale bien la jugada, arrojara una sombra de incertidumbre sobre el resto de países que también están tocados. De la misma manera, si se llega a un acuerdo no está claro quién es el que va a ceder, pero sí son los acreedores, se mandará una señal de debilidad que puede complicar la situación política de los países con problemas porque la señal que les llega es que el radicalismo consigue beneficio, algo que puede complicar la estabilidad en toda la zona euro.