En los países anglosajones los niños repiten sin cesar en Halloween "trick or treat", amenazando con travesuras en caso de que no les den dulces. Las travesuras son naturalmente bromas en las casas de los atrevidos que no respondan a la cuestión con golosinas.

Naturalmente, no pretendo comparar lo que llevamos cinco meses sufriendo con Grecia con el "trick or treat" de Halloween. Las bromas en este caso no tienen ninguna gracia. Pero, sí es cierto que hemos escuchado amenazas veladas tanto por una como por la otra parte de la negociación en caso de que finalmente no aceptara el "trato" (llamémosle a partir de ahora Acuerdo). Estas amenazas eran variopintas, pero con un potencial enorme coste que el exMinistro ya de finanzas griego valoró en 1 tr. EUR. Díficil cuantificarlo en mi opinión, aunque ya el riesgo del resto de la eurozona con Grecia supera los 300 bn. Pero, ¿y los mercados? me decían ayer que las caídas de la bolsa china en las últimas tres semanas han sido superiores a tres veces el producto griego. Los mercados pueden conllevar un coste difícil de asumir (y cuantificar), cuando los mercados han sido parte de la mejora económica mundial desde el inicio de la Gran recesión.

Entre las advertencias que se mencionaban en caso de que no hubiera acuerdo estaba el final del EUR (parte griega) hasta la salida de Grecia de la Moneda Unica (acreedores internacionales). Sin olvidarse de los riesgos geopolíticos, algo que siempre tenemos presente dado el interés de las autoridades norteamericanas porque finalmente Grecia no abandone el EUR y haya un acuerdo. Por cierto, un portavoz ruso afirmaba ayer mismo que no su Gobierno no estaba interesado en solventar los problemas financieros de Grecia. Y descartaba que la Cumbre actual de los BRIC se centre sobre Grecia. Sí, es una cuestión internacional y como tal es mencionada en los foros internacionales.

Acuerdo o....como ven, todo lo malo que puede suceder. Pero, quizás no haga falta abrir la "Caja de Pandora". Ayer el Gobierno griego envió una propuesta de asistencia financiera al ESM por 3 años, con un importe que aún está por determinar (probablemente entre los 28 bn. de los que habla el Gobierno griego hasta los 50 bn. que ha mencionado en algún momento el FMI). Como es normal, detrás de esta propuesta de asistencia (la tercera que se produce en cinco años....sin considerar los préstamos bilaterales en 2009) hay un compromiso aún por determinar de aplicar reformas estructurales y ajustes fiscales que permitan aumentar el crecimiento potencial y hacer sostenible la deuda pública (en mi opinión, crecer por encima del 2.0 % sería ya suficiente para lograrlo). Por último, el Gobierno griego repetía su compromiso para tomar cualquier decisión que permita al País mantenerse dentro del EUR. Sin duda, una postura normal para un País que tiene importantes problemas de competitividad y de confianza, al mismo tiempo que se ve lastrado por el riesgo de insolvencia que conlleva no tener fondos. Pero, no tan normal cuando llevamos más de cinco meses hablando del tema, cuando se ha incumplido un pago al FMI y cuando ha puesta sobre la mesa un referéndum que ha reafirmado la soberanía nacional y puesto en un aprieto los avances sobre la coordinación política en el área. Más de cinco meses que nos han llevado a esperar ahora un descenso del PIB griego cercano al 3.0 % cuando a finales del año pasado esperabamos un aumento del producto entre el 1-2 %. Lo normal (aparentemente) ahora refuerza lo anormal antes.

Un periodico griego mencionaba el mismo lunes que las autoridades europeas tenían encima de la mesa tres potenciales escenarios para Grecia:

* Un nuevo acuerdo financiero
* Una moneda en paralelo y continuidad de la restricción financiera
* Un default controlado y posterior salida del Grecia del Euro

Probablemente el lunes todos hubieramos rechazado el primer escenario por improbable (considerando de dónde venimos). Y hubieramos visto los otros dos como probables, aunque sin poder determinar con claridad cuál era el más probable de los dos. De hecho, pese a la petición ayer de fondos por el Gobierno griego utilizando los canales "normales" aún muchos en el mercado desconfían de que las contrapartidas en términos de ajustes sean realmente suficientes. Un problema de confianza, ahora entre los propios socios europeos. Uno de los costes de la Crisis que tardará tiempo en desaparecer. Y es más: veremos como renace en las diferentes convocatorias electorales que tendremos en los próximos meses. Ayer mismo decía un portavoz de la Comisión Europea que "se trabaja en lo mejor para Grecia, pero se prepara para lo peor". De hecho, no descarten que estemos aún lejos de finalizar la Crisis. Partiendo del hecho de que esta Crisis tenga solución. El calendario de los acontecimientos, desde el Grupo de trabajo hoy, el Eurogrupo el sábado y la Cumbre de Jefes de Gobierno el domingo en el caso más favorable sólo darán el visto bueno para que se inicien las negociaciones de la asistencia a medio plazo. Con condiciones que más tarde tendrán que ser validadadas por muchos parlamentos nacionales, comenzando por el propio griego. Pero compatible, mientras se negocia todo esto, con un crédito puente que permita a Grecia no incumplir con la deuda que vence al ECB el día 20 de julio. Este sí es realmente la fecha límite a respetar, aunque en su momento no lo fue una similar del FMI. Ahora la Institución Supranacional sólo puede actuar de asesor técnico, quedando fuera de la nueva asistencia. Algo, por otro lado, que las autoridades alemanas consideraban hace no mucho tiempo como un tema tabú. Como ven, muchos tabúes han dejado de serlo en esta Crisis del EUR (mal llamada Crisis de Grecia).

¿Qué por qué he elegido el título de "Susto o Muerte" para esta Nota? No es difícil de entender considerando las dos opciones alternativas al acuerdo "normal". En definitiva, entre la posibilidad de que Grecia se quede en EUR con financiación europea bajo mínimos (ya veremos) y moneda paralela o la salida del EUR. Incluso también para el resto de la Eurozona, entre la falta de acuerdo con potencial tensión adicional a corto plazo o un mal acuerdo que conlleve dudas sobre la supervivencia a futuro del EUR.
Sí, esperemos que la opción de las anteriores que salga adelante sea la primera, con un tercer rescate que afiance el Proyecto de la Moneda Unica. Aunque esto me suponga más dolores de cabeza para entender el proceder de las autoridades griegas desde que ganaron las elecciones a finales de enero. Intentare aplacarlos con golosinas.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España