En estos momentos el mercado secundario de deuda sigue mostrando cierto nerviosismo al acercarse a esa frontera del 11%, pero se ha calmado mucho desde los comienzos de la sesión y ahora mismo está en el 10,86%.

Hay que recordar que muchos nervios esta mañana vinieron por los titulares diciendo que Atenas ya no paga facturas y todas las líneas que tiene disponibles están siendo agotadas, pero el segundo de a bordo de Alemania ha dicho que espera que haya una conclusión rápida a las conversaciones que están en curso entre Grecia y sus acreedores. Considera que ambas partes han acordado la necesidad de alcanzar un acuerdo tan rápido como sea posible en la forma de incentivos económicos a cambio de reformas puntuales. Además, dice que ya todas las cartas y propuestas están encima de la mesa y que sólo hay que esperar que aquellos que tengan una responsabilidad política, incluidos los de Grecia, aprovechen el tiempo y alcancen una decisión pronto.