Si Portugal nos puso nerviosos hace bien poco por el riesgo del BES para su economía, y lo sigue siendo porque no se sabe quién va a pagar el rescate, Grecia pide paso para estar otra vez en la mente de los operadores.
 
Su deuda ha estado subiendo la rentabilidad en el secundario desde el fin de semana por una serie de informaciones que apuntan a que los titulares del país van a estar muy vigilados en la segunda mitad del año.
Todo empezó con rumores hace un día acerca de que Bruselas estaba pensando retirar a la Troika de Grecia dejando más margen de maniobra a su Gobierno, pero esto no parece que esté gustando entre los analistas porque un artículo este fin de semana en Grecia en el diario Ekathimerini en donde se dice que el país no va a ser capaz de terminar cerca de 600 reformas pendientes de cara al próximo examen en septiembre.
 
La situación se complica cuando Junker también descarta una nueva quita, lo que sigue dejando la situación del país en algo muy confuso y si la Troika se retira, será más vulnerable a shocks de fuera.
 
En el secundario la rentabilidad se dispara al 6,24% y El ASX baja -1,19% siendo el peor de Europa.