Los comienzos de sesión en Europa son una extensión de lo que vimos en la segunda parte del viernes pasado, cuando cerramos bastante lejos de máximos en casi todos los mercados con un ligero repunte de volumen, lo que nos dejó muestras de interés vendedor en algunos gráficos a días como por ejemplo el futuro del Ibex 35 y en algunos bancos.

La razón de la recuperación en la primera parte del viernes fue el optimismo sobre las conversaciones de Grecia con los acreedores, y la razón del alejamiento de los máximos fue la filtración del tono en el que se estaban realizando dichas conversaciones, en donde le llovían palos por todos los lados a Grecia.

La tensión en el ambiente se masca perfectamente cuando ya se empieza a hablar abiertamente de un posible plan B por si las conversaciones con Grecia no llegaran a buen fin.

La primera consecuencia de todo esto es que las muestras de interés vendedor que tuvimos el viernes, hoy han estado dando ventas de verdad que son muy notables en el futuro del Ibex 35, aunque nos estamos alejando de los mínimos de la sesión, lo que mantiene todavía intacta la línea clavicular de ese hombro cabeza hombro estamos dibujando desde mediados de marzo.

El mercado secundario de deuda es el que deja muy clara la situación, ya que tenemos bajada de tipos en el centro de Europa, pero subida en la periferia, lo que perjudica al riesgo al aumentar los diferenciales.

Hablando de bancos, hoy son protagonistas, no sólo por el daño de los valores españoles pensando en Grecia, sino por las dos caras de la misma moneda que ofrecen por un lado el HSBC y por otro el Deutsche Bank.

Los valores españoles están dañados, pero el HSCBC es uno de los mejores subiendo casi 2,6% al seguir dando pasos para buscar rebajar los costes de su propia existencia, no sólo con los comentarios de la semana pasada en el sentido de que quería buscar una nueva sede social, sino que ahora también anda buscando separar del negocio principal el negocio bancario minorista dentro de Uk.

Por parte del banco alemán, presentado resultados con una bajada de los beneficios realmente fuerte, cercanos 50%, gracias a las multas y costes legales a los que se tiene que enfrentar por esa manipulación de tipos llevada a cabo tiempo atrás.

Por lo tanto, tenemos a los valores españoles dañados, el valor británico tirando de los bancos, y el alemán hundiéndolos un poco más. Unas cosas se compensan hasta cierto punto con otras por las ponderaciones y tenemos que el súper sector bancario sólo baja -0,4%.

Por otro lado, Alemania se está sosteniendo más o menos por encima de los mínimos de este mes, apoyado en el súper sector de automoción y recambios que, de hecho, es el único que está mejorando con 0,62%, ya que el resto de súper sectores está negativo.

La mejora no sólo viene por el hecho de ver que el euro-dólar está bajando -0,32%, sino porque hay un paso a la estabilización en Volkswagen. Recordemos que hace pocos despertó una lucha de poder entre el Presidente y el CEO, ya que el primero quería del segundo dimitiese y no quiere. Pues bien, el que ha dimitido es el Presidente, así que deja el camino libre y rebaja las tensiones.

El peor súper sector del día es el de construcción y materiales perdiendo -1,15%, seguido de las utilities con -0,88% y los bienes personales y del hogar con -0,74%.