Grecia reconoce que ha encargado a varios bancos una emisión de bonos a 3 años, que se hará efectiva en el futuro cuando las condiciones de mercado lo aconsejen. La idea es que los bonos estén como al 3,5%