Van pasando las horas y el mercado vuelve a estar otra vez en un puño esperando lo que se decida en la esfera política para poder reaccionar uy rehacer los números que permitan establecer nuevamente enel horizonte de las inversiones que hay encima de la mesa y las que podrían venir o ausentarse en el futuro.

Hoy tenemos una nueva reunión vital en Europa en donde hay una cierta disparidad de opiniones porque por un lado se ha pedido contundencia a Grecia diciendo que tiene que haber una propuesta fiable y concreta para poder seguir teniendo financiación y en cierto modo eso se interpreta como una especie de última oportunidad para mantenerse dentro de la unión y del euro, pero sin embargo Junker ha dado hoy un discurso en donde se ha hecho referencia a que el objetivo debe ser evitar la salida del euro, no buscarla, y además ha dicho que algunos en la Unión Europea están trabajando para excluir a Grecia de la zona euro de forma pública o secreta. Evidentemente, no ha dado nombres, pero esta falta de consistencia entre organismos europeos y algunos estados, no se está viendo bien por parte del mercado.
Dentro de la cierta ausencia de movimiento en estos momentos, lo más preocupante es lo que está pasando en el mercado de divisas con un par euro dólar que está descendiendo casi -0,8% situándose por debajo del 1,1 y que está ya demasiado tiempo fuera del canal alcista que nos ha guiado el movimiento en los últimos meses, así que tenemos un factor muy importante que presenta un arma de doble filo, ya que cualquier debilidad en el euro, en las circunstancias actuales, se va a tomar como una muestra de duda del mercado sobre la supervivencia, compromiso y fortaleza de ese proyecto común pionero en el mundo, pero por otro lado la debilidad del euro favorece que los tipos el mercado secundario de deuda estén descendiendo, tal como está pasando, y además el factor divisa vuelva a estar otra vez a favor de las exportadoras europeas, por lo que los operadores tienen dos cartas que tienen efectos muy distintos en los mercados de riesgo, así que hay que sopesar la situación con cautela y dejar que fluyan los acontecimientos.

Por otro lado, parece que todo el mundo está centrado en Grecia, pero un peligro real está viniendo desde china, donde llevamos ya unos días comentando los graves desplomes que está teniendo su mercado provocado por los ajustes que deben hacer los operadores al dificultarles el gobierno la operativa apalancada. Estos descensos ya los hemos visto en períodos pasados que afectaron a la deuda italiana cuando alcanzó su máximo de rentabilidad en la crisis, la operativa en oro por el aumento de volatilidad, etcétera. El gobierno ha tomado medidas que han facilitado la compra de acciones grandes, pero las pequeñas son las que siguen desplomándose, por lo que se que genera un ambiente en conjunto que no es favorable para pensar que su economía pueda aguantar el objetivo de crecimiento de este año del 7%. Al poner dudas sobre su estabilidad económica y crecimiento, hay un efecto colateral sobre la sensación de demanda de materias primas que afecta directamente al cobre y al crudo.

El crudo es uno de los problemas más claros que tenemos encima en el día de hoy, ya que el súper sector de petroleras y gasistas es el peor del día al ver que el crudo de referencia en Estados Unidos ayer tuvo un desplome gigantesco al perder el 38,2% del retroceso de Fibonacci desde los mínimos más significativos recientes, pero es que encima Technip se está desplomando cerca del 8% al admitir que el fuerte desplome de los precios del crudo les está afectando al negocio y han acelerado una reestructuración que en vez de ser tomado por el lado positivo y como recorte de costes, se está tomando como muestra de las dificultades por las que pasa el sector de las petroleras y de los servicios petrolíferos.

Con la bajada de los tipos en el mercado secundario siguiendo la corriente de debilidad del euro, los súper sectores de empresas de inversión inmobiliaria están despuntando más del 1% seguido de los servicios financieros con 0,8%, pero el de bienes y servicios industriales está descendiendo -0,39% y automoción y recambios, punto clave del índice alemán, está descendiendo también -1%, por lo que de momento no se está viendo correlación en el mercado entre la debilidad del Euro y apoyo a las exportadoras, por lo que parece que se está viendo el sentido contrario, el lado de debilidad política del euro, por lo menos de momento.