El CSI300 de Shanghai se ha desplomado nada menos que el 6,7%, el Composite Inde el 6,5%. Y todo ello con un enorme volumen que ha batido máximos históricos.

El problema ha estado en que en plena burbuja total, con máquinas tragaperras en las calles para comprar acciones, tres brokers chinos han subido márgenes. Ya la semana pasada otros dos habían hecho lo mismo, por lo que parece un movimiento organizado.

Ha coincidido con que la prensa decía que el gobierno ha pedido de manera urgente a los bancos datos del dinero que va a parar a la bolsa. Comenta Reuters que todo esto ha aumentado el miedo, a que el gobierno considere que la bolsa está en una burbuja (y lo considera bien) y que intenten rebajarla por la vía rápida.





Aquí tienen gráfico de Reuters con la caída, ayer un doji de duda y hoy el desplome en las alturas de la sobrecompra: