Comparecencia del Gobernador ante la Comisión de Economía y Competititividad del Congreso.

http://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/IntervencionesPublicas/Gobernador/Arc/Fic/linde240615.pdf

Literalmente....


* Las previsiones para lo que queda de año y para el próximo ejercicio apuntan al mantenimiento de un elevado dinamismo, claramente superior al de la mayoría de nuestros socios del área del euro. No obstante, podría darse una ligera contención por el debilitamiento de algunos de los impulsos expansivos, como la caída en el precio del crudo y la depreciación del tipo de cambio. Para 2016 las proyecciones estiman un crecimiento medio del 2,7 %, lógicamente, con la mayor incertidumbre inherente a la mayor distancia temporal.

* Segundo. Se ha avanzado en la corrección del endeudamiento del sector privado. Las deudas de las familias españolas se situaron al cierre de 2014, en el 71% del PIB, 10 puntos porcentuales por encima de la media de la UEM, cuando en 2010 estábamos 20 puntos por encima de esa media; para las empresas no financieras, su endeudamiento se situaba, al cierre del año pasado, en el 92% del PIB, 8 puntos por encima de la media de la UEM, cuando en 2010 esa distancia era de 35 puntos.

* Otros desarrollos exteriores han proporcionado un estímulo a la actividad. Ya he mencionado el descenso del precio del crudo. Pero, sin duda, los impulsos positivos externos más duraderos tuvieron su origen en la política monetaria del BCE y en la puesta en marcha de la Unión Bancaria.

* No obstante, los efectos de la crisis han sido muy graves y condicionan la capacidad de crecimiento de nuestra economía a corto y medio plazo, por lo que las acciones de política económica deben orientarse a fortalecer las bases de la recuperación y a completar la corrección de los desequilibrios.

* La situación cíclica en la zona del euro y en España hace previsible el mantenimiento de una combinación de políticas de demanda que apoye la recuperación. En el caso de la política monetaria, por los compromisos asumidos por el BCE, a los que ya me he referido. En el de la política presupuestaria, porque el cumplimiento de la senda de consolidación fiscal será compatible con una contribución progresivamente menos contractiva o más neutral del sector público al crecimiento.

* En la coyuntura actual seguirá siendo necesario complementar estas actuaciones con reformas encaminadas a mejorar la competitividad y a reducir los obstáculos que impiden una absorción más rápida del desempleo. Estas actuaciones adquieren particular relevancia en una situación como la actual en la que el nivel agregado de endeudamiento de la economía es todavía elevado y las mejoras en la competitividad se enfrentan a un entorno menos propicio, dada la baja inflación en el área del euro y los reducidos crecimientos previstos de la productividad.

* En España, como en la mayoría de los países afectados, la crisis ha tenido un impacto de gran magnitud sobre el nivel de producción, como resultado de la cuantiosa destrucción de capital y empleo. El crecimiento futuro de la economía española se verá condicionado por la forma en la que logre superar estos efectos, pero también por la capacidad para incrementar la productividad, cuyas bajas tasas de avance nos han afectado de forma continuada.

* En este contexto, es preciso mantener y profundizar las reformas que impulsen la inversión, que reduzcan los obstáculos a la competencia y que eliminen las barreras que impiden una reasignación adecuada de los recursos productivos hacia las empresas y sectores con mayor potencial de crecimiento.

* El Informe Anual concluye que estas barreras son el resultado de diversos factores: regulaciones inadecuadas, un tamaño medio empresarial reducido, una movilidad geográfica y sectorial del empleo limitada, un cierto desajuste educativo entre oferta y demanda de trabajo, y una capacidad de innovación insuficiente. La superación de estas limitaciones requiere respuestas no siempre sencillas o fáciles tanto en términos técnicos, como políticos. Pero hay que señalar que esas reformas pueden producir sinergias positivas con la política monetaria expansiva que está siguiendo el BCE, incluso a corto plazo, debido a su impacto sobre las expectativas de crecimiento.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España