Está siendo una de las peores de la bolsa londinense por las noticias aparecidas en prensa en donde la Oficina Antifraude abre formalmente una investigación criminal contra ella. La situación recuerda a la que están pasando algunos bancos, ya que también tiene problemas legales en cuatro países y en China se la acusa de soborno apuntando al anterior cabeza de la empresa, entre otros directivos.
En Reino Unido, la investigación es acerca de sus prácticas comerciales y sus filiales. La empresa, qué va a decir, pues que está comprometida a operar bajo los más altos estándares éticos y que cooperará totalmente. Vamos, lo mismo que dicen todos los partidos políticos cuando les pillan con el carrito de los helados.