Tras las cifras de ventas de mayo, mantiene las ganancias de la apertura, pero no gusta la figura que puede dejar al cierre, como se puede ver en el gráfico adjunto. Una doble rotura de directrices bajistas no necesita una karakasa invertida.
 
 gm