Los resultados de 2015 han sido mejores de lo esperado y además ha adelantado para 2016 los objetivos que tenía para 2017, algo que genera valor y que todo el mundo está la expectativa de que la acción dé un paso inequívoco para reaccionar finalmente a las negociaciones para fusionarse con el negocio eólico de la alemana Siemens.
 
Sin embargo, si se fijan en el gráfico adjunto, seguimos dándole vueltas a la zona de máximos de 2015, aunque se puede aguantar perfectamente mientras no se pierda la raya horizontal que hemos marcado donde algunos que entraron en la muestra de interés comprador en forma de envolvente alcista en la media de 50 semanas podrían empezar a perder dinero.

 
gamesa