La obsesión del mercado tras las palabras del gobernador del Bundesbank, sobre que el BCE va a tomar nuevas medidas o al menos si hiciera falta compraría bonos está provocando hoy una oleada de compras de bonos, italianos portugueses y españoles. El español con rentabilidad en 10 años al mínimo desde hace ocho años y medio.