El bono francés a 10 años toca mínimos históricos de rentabilidad en 1,392%, lo mismo el alemán en 1%, ídem el español en 2,442%. Las grandes manos fuertes tiene toda la pinta están apostando por la QE, al margen de todo el tema del valor refugio.